Sopaipillas de Piñones



Historia

“Sopaipilla” provendría de la expresión mozárabe “sopaipa” (“masilla frita”), aprendida entre los cristianos residentes del Al-Andaluz que se impregnaron de las mencionadas tradiciones culinarias locales, trayéndolas después a Chile. De hecho, acá todavía se les dice “sopaipas” en el lenguaje más informal, algo que con menor frecuencia sucedería también en Perú, Bolivia y Argentina.

Existen muchas variantes en su preparación de acuerdo a la zona, algunas de las cuales coinciden con los alimentos que en España se conocen como sopaipas, otras con lo que Argentina se entiende por torta frita o chipá cuerito, y finalmente otras, con lo que en Perú es llamado cachanga.

En Chile las sopaipillas llevan zapallo en la masa, siendo éste su ingrediente principal. Por su sabor neutral pueden ser consumidas dulces o saladas.

Las dulces se llaman Sopaipillas pasadas, cuando se untan con salsa chancaca (chancaca derretida, canela y cáscara de naranja), las saladas se comen con pebre, chancho en piedra, mostaza o lo que más les guste.

Es típico en otoño y en pleno invierno que en el centro de Santiago, lleguen los carritos que venden las típicas sopaipillas recién fritas, donde los consumidores se aglomeran temprano en la mañana a consumirlas con salsa de ají o mostaza.

Esta versión la aprendí en una Feria Cultural y Gastronómica que se hizo para Semana Santa cerca del Lago Caburga, estaba Rosita Meliñanco una descendiente mapuche, que muy orgullosa las estaba preparando, me dio la receta y le compre la harina de piñones para hacerlas.

Pasos

1
Listo

Preparación

Mezcle la levadura un poco de agua tibia y azúcar revuelva bien y deje reposar 25 min.

Mezcle la harina de piñón, la harina blanca y la sal.

Ponga los ingredientes secos en el bowl de la kitchen aid, agregue la mezcla de la levadura y amase con el accesorio garfio. Y vaya agregando agua tibia hasta que la masa quede compacta y no pegajosa.

Extienda con uslero la masa en una tabla con harina, y forme las sopaipillas cortando la masa con un molde circular.

Deje los círculos reposar por 1 hora en lugar temperado.

Ponga el aceite en un sartén y caliente hasta alcanzar 180C. Freír las sopaipillas por ambos lados hasta quedar doradas, sáquelas y déjelas en papel absorbente.

Acompáñelas con pebre o pichicata (miel de ulmo y merkén).

2
Listo

Paso a Paso

anterior
Calugas con Nueces
siguiente
Bizcocho 4 huevos