Seekh Kebab



Historia

Hay algo sobre Seekh Kebab que es definitivamente fascinante. Su historia cargada de guerra, su subcultura culinaria y su gran popularidad se leen así, están hechos de mitos. Si bien es difícil colocar el rollo de carne en un mapa político, los expertos en alimentos han rastreado sus orígenes a las poderosas conquistas mongoles del siglo XII.

Según el reconocido crítico gastronómico y chef Marut Sikka, el rastro seguido por el ejército de Genghis Khan atravesando Mongolia, Oriente Medio y hasta España, vio la evolución de los kebabs en varias formas. Durante las conquistas de Mongolia, los soldados se aprovecharon de los animales, sesgaron su carne en las espadas y cocinaron a fuego de campo. Una vez chamuscado, la sal, el comino, el chile y la pimienta se espolvorearon sobre la carne y se comieron de la espada, un invento nacido por necesidad.

Hoy en día, los kebabs de Seekh constituyen piezas de cordero marinado que se adhieren a un pincho de metal plano de cuatro lados, para ser asados. Las técnicas para marinar pueden variar, pero todas giran en torno a una mezcla de jugo de limón, aceite de oliva, leche y yogur, jugo de cebolla, canela, mejorana silvestre, jugo de tomate y otras especias.

Entonces, ¿cuándo entró este plato a la India? Según Ibn Battuta, el famoso viajero marroquí, los kebabs eran una parte integral de la dieta diaria de la realeza india desde el 1200 DC. Incluso, los plebeyos saborearon kebabs y naan para el desayuno. Pero hay una interesante historia paralela a su estrellato en la India.

En algún lugar a fines del siglo XIX, Nawab Syed Mohammad Haider Kazmi, el gobernante de Kakori, una aldea cercana a Lucknow famosa por sus huertos de mangos, invitó a un oficial británico a una fiesta. A su regreso, el oficial comentó que los Seekh Kebabs eran un poco toscos para un gusto sofisticado. ¡Eso fue todo! Humillado por esta observación, el gobernante ordenó a sus chefs restaurar su orgullo o enfrentar la muerte. El resultado fue el más suave y mejor de los Seekh Kebabs, más tarde bautizados como Kakori Kebabs.

Lo que hizo que los kebabs Kakori fueran únicos fue el uso de mangos crudos para ablandar la carne, y desde entonces el arte de usar frutas como el mango crudo y la papaya para ablandar la carne se convirtió en una inspiración para la cocina mundial. Solo va a decir que el instinto de supervivencia nutre la creatividad. O bien, ¿quién hubiera imaginado que lo que antes era solo una comida para sobrevivir hace unos siglos, se convertiría algún día en una delicatessen en muchas partes del mundo?

Pasos

1
Listo

Preparación

Muela la carne de cordero asegurandose que el balance con grasa sea del orden del 25%-30%, no le tema a la grasa del cordero es de sabor exquisito.

Mezcle carne recien molida con todos los ingredientes, asegurese que la mezcla deje una pasta uniforme.

Para formar los Seekh Kebab puede ocupar un accesorio (lo venden en amazon) o les recomiendo pesar 250gr. y hacer un cilindro compacto para atravesar por un palito de mandera o metal, cocinelos en una plancha caliente o en parrilla de asado, vaya rotando para que se cocine parejo, acompañe con ensaladas.

2
Listo

Paso a Paso

anterior
Pastrami estilo Katz´s Deli
siguiente
Labneh o Queso Árabe (Libanes)