Risotto de Erizos (Autor)



Historia

Risotto y Erizos una pareja perfecta, siempre y cuando uno sea fan incondicional de ese equinodermo globoso bentónico marino, el Erizo descrito magistralmente por Julio Camba (La casa de Lúculo o el arte de comer)

“… El erizo es un extracto de mar, un hálito de borrascas, una esencia de tempestades. Al primero que uno se toma, la boca no se le hace simplemente agua: se le hace agua de mar, con todos los olores y los sabores marinos. Y después de tomarse quince o veinte docenas –porque el tomar este marisco no es comer ni beber, sino respirar en pleno Océano-, la más fina langosta le sabrá a uno a galápago y las mejores almejas a neumático de automóvil.

No hay marisco alguno que sintetice el mar de un modo tan perfecto como el erizo… ”

Y el Risotto otra leyenda de la gastronomía del norte de Italia, la cual adjudica como creador del plato a un joven discípulo de Valerio de Flandes, quien, tras enamorarse de la bellísima hija de su maestro y celebrar matrimonio con ella, decidió sorprender a sus invitados con un plato ingenioso y sencillo. Se le ocurrió entonces colorear el arroz con azafrán. El resultado fue el inicio de la preparación del risotto, el cual hoy tiene muchas variantes, dependiendo de la zona donde uno lo ordene.

Esta receta inventada por mi, tiene algunas particularidades, primero el caldo es erizo pasado por minipimmer y con el mínimo de agua, y cambio el queso parmesano por mantequilla y crema para evitar en todo momento competencia con el Erizo.

Pasos

1
Listo

Preparación

En una olla chica caliente el caldo de erizos.

En un sartén empiece a freír las cebollas y el ajo, cuando empiece la cebolla a transparentar, agregue el arroz, la cúrcuma (aumenta la intensidad del color) y revuelva bien, agregando la copa de vino blanco, revolver hasta que se evapore y empiece agregar con un cucharón el caldo de erizos sin parar de revolver por aproximadamente 16 a 18 min. Pruebe para ver cuando este al dente. Termínelo agregando la mantequilla y la crema revuelva bien. Luego agregue la ralladura de limón y cilantro revolviendo nuevamente y para terminar un chorro de limón, sirva con lenguas arriba de decoración con un poquito de salsa de ají roja.

Para esos fanáticos un sueño.

anterior
Cheese Cake estilo New York (sin masa)
siguiente
Biscuit