Queso de Almendras



Historia

La almendra es uno de los frutos secos con mayor aporte de vitamina E, una vitamina cuya ingesta a menudo está por debajo de lo que sería recomendable y que ejerce un valioso papel antioxidante. 50 g diarios de almendras crudas cubren las necesidades diarias de esta vitamina.

Otro punto destacable es su contenido en fibra. A pesar de su aspecto seco y homogéneo, la almendra posee una cantidad notable de fibra soluble (10%). Es ideal para estimular los movimientos
intestinales y para conferir sensación de saciedad.La almendra es también rica en proteínas (19 g/100 g), cantidad similar a la de la carne. Por ello en las dietas vegetarianas las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia.

Además, este fruto seco es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial para los niños.

El contenido en hierro es otra de las virtudes de este delicioso fruto seco. Cincuenta gramos de almendras aportan una dosis de hierro muy similar a la de las espinacas, claro que éstas son 30 veces menos calóricas. El magnesio, el fósforo y el manganeso también son otros de los minerales que aporta este fruto seco en cantidades nada despreciables.

Las almendras tienen un 52% de grasas. De ellas dos terceras partes corresponden a ácido oleico.
Esto quiere decir que tomar almendras es muy parecido a tomar aceite de oliva desde el punto de vista cardiovascular. Tanto es así que se ha demostrado que en comunidades que se consumen dosis altas de frutos secos, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es menor.

Otro punto a tener en cuenta es su contenido en ácido linoleico (omega-6), ácido graso esencial para el organismo que éste no sintetiza y que le es necesario obtener de la dieta.

Incorpora los beneficios de las almendras en tu dieta con un queso natural elaborado con estas frutas. Es una comida fermentada deliciosa que le agrega sabor y nutrientes a los platos crudos.

Pasos

1
Listo

Preparación

En un bowl ponga la pasta de almendras y agregue todos los ingredientes, revuelva bien hasta que se forme una pasta compacta, puede agregar más agua si es necesario compactar más la mezcla.

En una prensa ponga la gasa y el contenido del bowl, y presione por al menos 6 horas o toda la noche, luego guarde en el refrigerados, en este tiempo la levadura de cerveza hará su efecto y compactará el queso dandole un especial sabor.

Si no tiene prensa, ponga un recipiente profundo redondo con la gasa y pongale un plato y encima peso por el mismo tiempo.

anterior
Leche de Almendras
siguiente
Mantequilla Casera: Dos Versiones