Queso de Alcachofas



Historia

La alcachofa un clásico de otoño-invierno, esta flor, si es una flor que no termina de madurar de un cardo alcachofero.

Las alcachofas ya eran una exquisitez en la antigua Roma, algo de lo que Plinio se sentía avergonzado: “y así convertimos en un corrupto banquete las monstruosidades de la Tierra, aquéllas que hasta los animales evitan instintivamente”.

La alcachofa se cuece en agua o vapor para que quede tierna, desde ahí adelante como se prepare es rica, puede comerla con una salsa a base de limón un mayonesa hoja tras hoja, o puede desmenuzar su carne y preparar un rico quiche.

Un consejo: a la hora de la compra y para reconocer su frescor, hay que comprobar que pese en la mano, que sea firme y que sus hojas estén bien apretadas. Septiembre es el mes que parte la venta de las mejores alcachofas.

Pasos

1
Listo

Preparación

Diluya la gelatina sin sabor en agua caliente.

Ponga el queso crema en el procesador con la mayonesa, una vez que quede uniforme, agregue la gelatina, sal, pimienta, zeste de limón, cilantro y procese hasta formar una pasta uniforme.

Vierta la pasta en un molde cubierto con film y deje en refrigerador un par de horas hasta que cuaje. Es perfecto para un aperitivo.

2
Listo

Paso a Paso

anterior
Trutros de Pollo con Leche de Coco en Olla al Horno
siguiente
Cheesecake Low Carb