Leche de Almendras

Ingredientes

1 Taza de Almendras Secas Remojadas en agua una noche
1 Taza de Agua filtrada
  • Fácil

Compartir:

O simplemente puede copiar y compartir esta url

Leche de Almendras



Historia

La leche de almendras es totalmente vegetal, natural y equilibrada. No contiene aditivos ni conservantes. Se utiliza como sustituto de la leche de vaca y tiene propiedades afines e incluso superiores a la leche de Soja. No contiene colesterol, lactosa, ni gluten.

La almendra, en las variedades dulce y amarga, ya aparece referida a la antigua Grecia. Estas variedades los griegos las transmitieron a los romanos y éstos, finalmente, las extendieron por toda su civilización, abarcando también, naturalmente, la península ibérica.

Históricamente la leche de almendras se denominaba en la Edad Media con la forma latinizada amygdalate. Era ampliamente consumida en los países europeos desde la península ibérica hasta el este de Asia. En la Edad Media la leche de almendras era conocida tanto en el mundo islámico como en el mundo cristiano. Algunos de los platos de la cocina tradicional española como la ginestada, o el potaje de farro empleaban la leche de almendras tal y como puede verse en el recetario del cocinero Robert de Nola Llibre de Coch.

El libro de cocina medieval denominado el Viandier escrito por Guillaume Tirel (alias Taillevent ) en los años 1375 hasta 1380 dedicado a los chefs de los reyes franceses Carlos V y Carlos VI, contiene una receta para la leche de almendras. Antes del influjo procedente de la zona interior de China y después de la Guerra Civil China, la leche de almendras era una receta muy común en Taiwán

Por su buena relación calcio/fósforo, es un alimento ideal para diversos grupos de población; por un lado, durante las etapas de crecimiento y adolescencia, donde ambos nutrientes juegan un papel esencial en la formación y remodelación del hueso y por otro lado, en mujeres gestantes o durante la lactación, pues podría cubrir en parte los requerimientos minerales, y personas de edad avanzada, donde una dieta rica en calcio constituye una medida importante de prevención contra el desarrollo de la osteoporosis.

Tiene un alto porcentaje de fibra soluble e insoluble con lo cual: protege la pared intestinal, sobre todo a nivel del colon y regula la velocidad de absorción de azúcares y colesterol. En presencia de fibra la velocidad de absorción de glucosa puede disminuir hasta en un 50%; este hecho constituye la base para su uso clínico en el tratamiento de la diabetes insulino-dependientes tipo I y para el tipo II (insulino no dependientes).

Pasos

1
Listo

Preparación

Deje una noche remojando las almendras, esto inicia el proceso de germinación agrandando de manera considerable la almendra (ver foto), y al mismo tiempo los almidones complejos de la semillas se van simplificando lo que hace que sean mucho mejor digeribles.

Luego del remojo, lave bien las almendras, póngalas en la juguera con 3 tazas de agua, y licúe muy bien.

Sobre una gasa limpia o paño filtre el liquido. Guarde lo que sobra para hacer queso de almendra.

La leche puede durar una semana en el refrigerador.

anterior
Galletas Integrales Multigranos Saladas
siguiente
Queso de Almendras