Helado de Dátiles



Historia

El dátil es una fruta obtenida de la palmera datilera (Phoenix dactylifera), alimento básico para países del Magreb. La fruta es considerada edulcorante por su cantidad de azúcar aproximadamente el 70%. Su nombre es derivado de la palabra griega δακτύλος (“daktilos”), que significa “dedo”.

Estos frutos son oriundos de Oriente Medio y del Norte de Africa, y dada la gran variedad se clasifican en dátiles blandos, semi secos y secos.

Este fruto no se deja desecar después de su recolección, sino que se secan al sol en el mismo árbol y después se recolectan. Entre los más comercializados se encuentra el dátil tunecino Deglet Noor, “dátil de la luz”, de piel lisa y brillante, considerado el mejor de todos; el dátil Medjool, de piel arrugada y textura parecida a la de un caramelo toffee. Los dátiles que se cultiva en Elche (Alicante) también gozan de una calidad excelente.

Dicen los árabes que los dátiles tienen tantos usos como días del año. La literatura dedicada a su historia y romance es voluminosa. El dátil forma parte de la comida básica de las tribus nómadas que habitan los desiertos árabes. Por su gran riqueza energética y fácil transporte ha sido durante siglos la comida esencial de las tribus de Tuaregs, que viajaban a través del desierto, tanto el saudita como el Sáhara. Se dice que un beduino resiste tres días de marcha en el desierto con un dátil: “En el primero come la piel, en el segundo el fruto, en el tercero el hueso”. Su expansión se la debemos a los países árabes, que hicieron de la cuenca mediterránea, la cuna de los mejores dátiles, de la que existen unas 100 variedades, como la Palmera Canaria (Phoenix canariensis), la Medjoul, la Hayani, la Zahidi, la Halowi, etc.

El dátil está íntimamente ligado a la historia, la cultura y la dieta alimenticia de los pueblos islámicos, que lo consumen masivamente durante todo el año, especialmente durante el mes del Ramadán. Probablemente son los dátiles lo único que asemeja a todas y cada una de las mesas de los que hacen el ayuno de Ramadán. Es un alimento simbólico del Ramadán, pues la tradición reza que el profeta Muhammad rompía el ayuno tomando un dátil, costumbre atribuible a una de las cualidades más precisas al Profeta del Islam, la austeridad.

Una antigua costumbre (Tahnikah) establecida entre los padres musulmanes, es poner un pedazo de dátil bien masticado en la boca del recién nacido. Ésto se realiza colocando el dátil en un dedo y luego frotando éste de derecha a izquierda en el paladar del niño. Varios hadices informan sobre esta práctica utilizada por el Profeta (BPD) al tiempo que les daba su nombre a los recién nacidos.

En la actualidad diferentes estudios han comprobado que poner una sustancia dulce dentro de la boca de los bebés recién nacidos tiene beneficios, entre ellos, reduce dramáticamente la sensación de dolor y el ritmo cardiaco.

Pasos

1
Listo

Preparación

Ponga en una olla la crema, leche, azúcar y yemas de huevo, ahora revuelva con un batidor para unificar la mezcla, ahora agregue los dátiles picados, y con la mini pimmer muele un poco más hasta quedar con un tamaño pequeño.

Caliente la olla sin dejar de revolver hasta los 85C, tápela y deje reposar hasta que se enfríe.

Una vez que la mezcla esta fría, póngala en la cubeta de la máquina de helado y empiece el proceso de fabricación del helado.

El resultado gracias a las yemas es un helado muy cremoso y de exquisito sabor. Puede acompañar con dulces árabes o comerlo solo.

2
Listo

Paso a Paso

anterior
Magdalenas con Semillas de Amapola y Limón
siguiente
Sorbete de Granada