Carpaccio Locos Alcachofa



Historia

Tiene su origen en los años 30, en la húmeda Venecia, en el ‘Harry’s bar’, fundado por el chef Giuseppe Cipriani, que por cierto, acabó convertido en personaje literario en alguna obra de Hemingway.

Pues bien, Cipriani se encontró un buen día con que una condesa Amalia Nani Mocenigo, muy buena clienta de su establecimiento, le indicó que su médico le detecto anemia y le había prescrito comer carne cruda, le preguntó si tenía en su carta algún plato con esa condición. Otro cualquiera habría enviado a la señora condesa al matadero municipal, pero un buen chef ha de mantener a la clientela contenta. Así que cortó una finísima lámina de solomillo de buey que aliñó con mahonesa aderezada con mostaza y salsa perrys.

A la condesa le encantó el plato y le preguntó a Giuseppe Cipriani por el nombre de la especialidad. El aprieto de Giuseppe era evidente, pero no se amilanó. Recordó en ese momento que en Venecia en esos días había una exposición de un pintor cuyas obras se caracterizaban por la profusión de los colores rojo y amarillo, y… ¿Cuál era el nombre de dicho pintor? Pues ni más ni menos que Victtore Carpaccio. Con lo que Cipriani, recordando los colores, le contestó a la condesa: «Carpaccio de Buey».

De este modo tan curioso nació un nuevo plato para la gastronomía internacional.

Pasos

1
Listo

Preparación Salsa

Ponga todos los ingredientes en el recipiente y procese bien hasta generar una emulsión pareja.

2
Listo

Preparación

En una mandolina o fiambrera corte lo más delgado que pueda los locos, extiéndalo en un plato un poco traslapados, agregue laminas de fondos alcachofas, queso parmesano y la salsa encima. Y listo una entrada innovadora y exquisita.

3
Listo

Paso a Paso

anterior
Sofflé de Alcachofas
siguiente
Pan Frica