Arroz Integral
Cocina:
  • Normal

Compartir:

O simplemente puede copiar y compartir esta url

Arroz Integral



Historia

El arroz blanco que consumimos habitualmente se obtiene de granos de arroz tratados de los que sólo se ha dejado el endosperma. El arroz integral aporta además el germen y el salvado lo que le confiere un color marrón claro. La única parte que se descarta es la cáscara del grano que no es comestible.

El arroz integral contiene un mayor número de nutrientes y de fibra lo que lo convierte sin duda en un ingrediente muy sano y recomendable. El hecho de que tenga un sabor característico y que es más duro y requiere más cocción es lo que hace que su uso sea minoritario. Pero eso no lo convierte en un mal ingrediente y bien cocinado es una auténtica delicia.

Tiene más valor nutritivo que el arroz blanco debido a que el salvado contiene muchos elementos como fibra, vitaminas B1 (tiamina), vitaminas B2 (riboflavina), B3 (niacinamida), vitamina D, hierro, magnesio, calcio y potasio que se pierden con la molienda a la que es sometido el arroz blanco. El arroz integral también conserva el germen que aporta proteínas y ácidos grasos, así como su capa de aleuronas que contiene elementos que eliminan la angiotensina que influye en el desarrollo de la arteriosclerosis y la hipertensión.

El arroz integral requiere más tiempo de cocción, es más duro que el arroz blanco al masticar, y se vuelve rancio más rápidamente. En condiciones normales el arroz integral se conserva meses, pero para alargar su tiempo de vida y evitar la proliferación de la polilla de la harina, se recomiendan periodos de congelación o envasarlo al vacío. Su ingesta calórica para cada 100 gramos es de 375 calorías, pero al cocinarse, el arroz se hace más voluminoso, por lo que la ingesta calórica se reduce a casi un tercio de su aporte.

En Asia, ha sido considerado tradicionalmente como un alimento para pobres y tiempos de penurias y guerras. En los países occidentales, desde la segunda mitad el siglo XX se le asocia a menudo con la alimentación sana. Mayormente es utilizado en la preparación de platos vegetarianos.

Pasos

1
Listo

Preparación

Muchas recetas ocupan el método de absorción que consiste en sofreír el arroz y luego agregar 2 a 2 ½ y hasta 3 Tazas de Agua caliente y cocinar por 30 minutos a fuego lento. Este método tiene varios defectos primero sofreír no es muy sano que digamos y lo segundo que nunca queda súper graneado, sino un arroz un poco pastoso.

El mejor método es por inmersión que consiste en hervir una buena cantidad de agua con sal y cocinar el arroz como lo haría con una pasta.

Para lo anterior ponga en una olla 3 litros de agua fría con una cucharada de sal y lleve a hervor. Luego agregue el arroz y cocine a fuego fuerte por entre 25 a 35 minutos, pruebe al minuto 25 y vaya probando hasta lograr la consistencia que a usted le gusta.

Terminado el proceso cuele el arroz y lave con agua fría para detener la cocción. (Si lo va comer solo no es necesario lavarlo, solo cuelelo)

En resumen: con 25 minutos queda al dente perfecto para ensaladas, 30 minutos perfecto para saltearlo con vegetales al Wok y 35 minutos para comerlo solo, usted elija cual le sirve mejor.

Truco para bajar los tiempos de cocción deje remojando durante la noche.

2
Listo

Paso a Paso

anterior
Goulash
siguiente
Chorizo Riojano hecho en Casa