• Home
  • Pan
  • Tortilla de Rescoldo con Chicharrones al Horno

Tortilla de Rescoldo con Chicharrones al Horno



Historia

La tortilla de rescoldo o tortilla al rescoldo (brasas y cenizas) es un tipo de pan al rescoldo propio de la cocina chilena, boliviana y del Norte Argentino.

Se prepara con harina de trigo, manteca y sal y se cocina en el rescoldo de un fuego que normalmente se hace sobre arena fina, para mejorar la cocción. Luego de desenterrarla, se limpia las cenizas y comúnmente se retira algún borde quemado y se sirve en trozos. Este tipo de preparación le deja un sabor característico.

Comúnmente las familias aprovechaban las cenizas del almuerzo del mediodía para dejar cociendo el pan que se serviría a media tarde. Ante el aumento del uso de las cocinas a leña o gas en reemplazo de los fogones, esta forma de hacer pan se ha hecho escasa, pero persiste en algunas áreas rurales, tanto para la alimentación familiar como para la venta.

El periodista Aurelio Díaz Meza comenta, que tras la fundación de Santiago la verdadera primera gran industria de la capital del Santiago del Nuevo Extremo, por las necesidades alimenticias de la población, era la producción de tortillas de rescoldo, de las mismas que aún es posible encontrar en algunas carreteras alrededor de Santiago y en el Centro mismo de la ciudad, en los barrios de Mapocho, Independencia, Recoleta y otros.

El autor señala que estas tortillas eran llamadas por entonces “pan subcinericio”, según consta en algunos documentos notariales. Este término aún es usado en España para señalar a la misma clase de tortillas hechas de masa expuesta las cenizas calientes de una fogata ya consumida

La producción de las tortillas de rescoldo habría sido compartida en la Capitanía por las mujeres indígenas dóciles del valle del Mapocho y por las indias traídas del Perú, que llegaron con los conquistadores hasta la recién fundada capital. Éstas enseñaron la actividad a aquellas. Dichas mujeres iban a vender diariamente estas tortillas calientes al mercado o “Tiánguez” que se había hecho establecer en la Plaza de Armas.

La colonia consumía, entonces cantidades de este pan denso y masacotudo, que llevaba grasa en su sencilla receta. Pudo haber sido incluso, la base de la alimentación en una población a veces menesterosa de provisiones y obligada a cocinar con prisa y sin grandes lujos, ante la amenaza constante de los ataques indígenas.

Según detalla Díaz Meza en uno de los capítulos de sus “Leyendas y Episodios Chilenos”, la tortilla de rescoldo ya se comía con queso y un vino cuando aún no tenía lugar la destrucción de Santiago por las huestes de Michimalongo. Por ejemplo, cuando el conspirador aliado de Sancho de la Hoz y de Solier, don Alonso de Chinchilla, fue hecho prisionero por Pedro de Valdivia poco antes de salir a verificar las malas noticias que llegaban sobre los alzamientos indígenas en Marga-Marga y Concón, sus secuaces habrían intentado pasarle instrucciones secretas a través de un papelito colocado dentro de una de estas tortillas para su almuerzo (al parecer, era común que los prisioneros recibieran este alimento), pero fue descubierto, quedando expuestos y desbaratados los complotados, ordenando el Teniente Alonso de Monroy la detención y ejecución de los cabecillas.

Pasos

1
Listo

Chicharrones

Saque la piel y la grasa con un poco de carne de una pierna de chancho, separa la piel, corte en cubitos de 4 cm y freír a temperatura media, con paciencia lo que queda son chicharrones. (el aceite lo puede guardar para hacer lo que quiera. (freír una papas fritas, pan, etc.)

Otra alternativa es cortar tocino de 1cm y freír hasta que queden dorados, otra alternativa de chicharrones.

2
Listo

Preparación Tortilla

En un bowl ponga la levadura la azucar y cubra con agua tibia, esperando unos 30 minuto que la levadura reaccione.

Mezcle en un bowl la harina, sal, bicarbonato (para que quede esponjosa), manteca y levadura y empiece con el gancho amasar, agregando el agua de apoco, cuando se forme unas masa suave y uniforme, agregue los chicharrones (esto hace que la masa quede más oscura por efecto de amasado, si prefiere masa más blanca agregue los chicharrones al final una vez que la masa este completamente amasada) y amase hasta formar una masa uniforme. Retire y corte en dos masas. Cada una de forma redonda y luego aplastela hasta obtener un circulo de aproximadamente 2 cm de espesor, pínchela con un tenedor en 45 grados, y déjela reposar 1 hora hasta que duplique su volumen. Prenda el horno a 180 grados y cocine por 25 a 30 minutos.

3
Listo

Paso a Paso

anterior
Risotto Morchella
siguiente
Jamón York o Planchado o Cocido hecho en Casa